Cuando hablamos de papel pintado, muchas veces nos vienen a la cabeza aquellos diseños geométricos y florales de los años 70 que decoraban la casa de nuestros abuelos, ¡imposible olvidarlo!

Pero lo cierto es que, año tras año, el papel pintado en nuestras paredes vuelve con más fuerza y con multitud de diseños y materiales. ¡Dale una oportunidad porque te sorprenderá!

En el mercado existen multitud de motivos de diseños para elegir; los hay geométricos, de rayas, figurativos de distinta índole, de textos o letras, vegetales o florales, de animales, texturizados… etc. así como con una gran diversidad de tonalidades y combinaciones cromáticas .

Por otra parte, podemos encontrar una gran variedad de acabados que permiten garantizar la durabilidad , resistencia y la facilidad de limpieza. Por ejemplo; los papeles gofrados, vinílicos, vinilizados, texturados, con base textil o autoadhesivos.

En la exposición que tenemos actualmente en Elia Mariatta podrás apreciar dos ejemplos de papel pintado:

El primero está pensado para un dormitorio infantil o juvenil. Se trata de un papel de acabado vinílico y, por lo tanto, de gran resistencia y fácil limpieza.

 

En cuanto a la temática, se eligió un estampado con motivos de colores a modo de pequeñas salpicaduras de pincel sobre fondo neutro, con objeto de darle un aire informal y divertido a la estancia, al tiempo que permitía armonizarlo con los tonos del mobiliario.

           

En el segundo caso se eligió un papel para vestir la pared del cabecero de un dormitorio de matrimonio. Se trata de un papel con motivos geométricos de máxima tendencia y que permite, por una parte, realzar la simplicidad de las líneas del cabecero y, por otra, aportar calidez a la estancia. Y todo ello sin olvidar la armonía cromática.