Sabemos que la digitalización, incluida la de los libros, tiene hoy en día una gran presencia en nuestras vidas. No obstante, todavía somos muchos los que amamos tener un libro en nuestras manos y lo atesoramos como algo muy personal y valioso, de modo que con el paso del tiempo vamos reuniendo un buen número de ellos de todos los tamaños y temas por lo cual precisamos de estanterías para colocarlos.

No obstante, las estanterías no sólo nos permiten guardar libros sino que también sirven para cobijar cualquier otro objeto y además cumplen otras funciones como son la de separar ambientes o la de decorar.

Por lo tanto a la hora de elegir nuestra estantería debemos tener en cuenta el;

  • El uso que le vamos a dar, es decir, si va a albergar libros, o bien piezas decorativas, vajilla… Si va a separar ambientes o solamente decorar.
  • El espacio en que se va a colocar.
  • El ambiente decorativo en donde debe integrarse.
  • Los acabados más adecuados en función del uso que se le va a dar.
  • Las dimensiones de los libros, piezas o elementos que se van a almacenar.

De ello se deduce que existen tantas variedades de diseños, formas, tamaños o acabados de librerías como necesidades y gustos.

A continuación os mostramos las principales FUNCIONES DE LAS ESTANTERÍAS

Almacenaje de libros u objetos:

Es la función más generalizada; la que permite guardar libros u otros objetos.

Separación de zonas:

Las estanterías también nos permiten separar estancias de una manera liviana y ligera, sin restar luz.

Integrar mobiliario:

Las estanterías nos ofrecen asimismo la posibilidad de integrar diferentes tipos de mobiliario en una misma estancia, jugando con los materiales y la composición de las mismas.

Aportar diseño

Las estanterías son, por parte, un buen recurso para aportar ese toque de diseño y de personalidad, de exclusividad a un ambiente o espacio determinado.

En cuanto a la forma y diseños ya os hemos comentado que existe una gran diversidad de opciones de acuerdo a su uso, necesidades o gustos.

Os mostramos algunos MODELOS DE ESTANTERIAS

Estanterías cocina:

El modelo más habitual es el escandinavo, es decir, estanterías abiertas, ligeras, que permiten la máxima accesibilidad, visibilidad y organización en contraposición a las clásicas despensas.

Hexagonales:

Este tipo de estanterías son adecuadas para espacios reducidos o allá donde se precise adaptación a un espacio dado su carácter modular.

Estanterías colgantes:

Las estanterías colgantes son piezas que van suspendidas del techo o pared con algún soporte de cáñamo, metal o cables de acero por lo cual son piezas muy ligeras y aptas para espacios reducidos.

Algunas pueden presentar diseños muy originales.

Librería-estantería:

Este tipo de estanterías son muy adecuadas para colocar en el hueco de un armario empotrado.

Son adecuadas para zonas de lectura y/o bibliotecas.

Estanterías de rincón:

Las estanterías de rincón nos permiten aprovechar el espacio al máximo y nos ayudan a crear rincones muy acogedores y especiales.

Estantes flotantes:

Los estantes flotantes son una muy buena opción cuando necesitamos almacenar sin recargar demasiado la estancia.

Tenemos opciones con diferentes medidas y con los herrajes de suspensión ocultos, por lo que la balda parece una propia extensión de la pared.

Como vemos las estanterías son piezas muy versátiles e imprescindibles en nuestra vivienda. Por lo tanto, es importante elegirlas adecuadamente para que respondan a nuestras necesidades y gustos.

En Elia Mariatta disponemos de una gran variedad de modelos y acabados y estaremos encantados de mostrároslas.