Ya se acerca la Navidad, y este año, más especial que nunca. Por ello, tras esta época que estamos viviendo, qué mejor que darle un estilo navideño acogedor a nuestra casa. En el post de hoy os queremos compartir unas ideas que se pueden hacer fácilmente.

Podemos decorar con ​pequeños detalles que nos aporten, pero que no nos carguen. Uno de los colores base de la Navidad es el blanco, que perfectamente puedes combinarlo con detalles en plata en figuras, objetos, bolas…

La iluminación es un factor clave en la decoración navideña puesto que da un toque mágico a nuestro hogar.

Las bolas navideñas no tienen por qué colgarse siempre de un árbol. Elige las que más te gusten (juega con los mismos tonos, quedará más elegante) y colócalas en un recipiente transparente añadiendo una delicada guirnalda de luces. Puedes utilizarlo como centro de mesa o sobre un mueble.

En esta época, las ​velas dan un toque cálido y a la vez invernal a tu hogar. Colocándoles detalles, les darás tu propio estilo.

Cada color tiene un significado, en nuestro caso, la vela blanca simboliza la guía y orientación de los próximos proyectos que vamos a emprender.

El ​árbol de Navidad es el centro de atención de toda casa; el elemento indispensable. Nuestro hogar necesita un árbol que nos represente, con el tamaño adecuado al espacio que disponemos ¡Y qué no le falte luz! Eso aportará un toque navideño.

Haz que los ​envoltorios de los regalos luzcan más que nunca. Conseguirás que tus regalos sean los favoritos incluso antes de abrirlos. Para que queden integrados con el resto de decoración, sigue el mismo estilo que has empleado en el resto de accesorios con la misma tonalidad cromática. Estéticamente quedará un espacio equilibrado.

El efecto más mágico es utilizar una misma línea decorativa.
¡No olvides de crear tu propio estilo con estas sencillas ideas que puedes hacer tu mismo!