El pouff es una de las piezas que ha pervivido a lo largo del tiempo y prueba de ello es que hoy día está de plena actualidad.

Su funcionalidad y su importancia es clara ya que sirve como asiento auxiliar o bien como descalzadora en dormitorios o halls y también para guardar ropas u objetos en el caso de pouff-arcones. En cualquier caso es un buen recurso cuando se dispone de poco espacio.

Su estética puede variar en función de si lleva patas o no, de si es redondo, cuadrado u de cualquier otra forma geométrica.

Su imagen cambia también según sea su acabado ya que admite múltiples posibilidades; es decir, telas de todo tipo, pieles, sintéticos, rafia, lana, terciopelo…..

No obstante, también puede tener una función meramente decorativa y de hecho en muchas ocasiones sólo se recurre a él para dar una impronta y un carácter determinado a una estancia al igual que ocurre con otras piezas auxiliares.